La formación de educadores sexuales

Bernardo useche

 

*Educación sexual con fundamento científico: VII La formación de educadores sexuales

 

La única manera de corregir el rumbo es aceptar que la formación de los docentes es el eslabón fundamental y que, por lo tanto, merece toda la atención y requiere de planes a corto, mediano y largo plazo, claramente definidos.

 

Este es un aspecto definitivo en el desarrollo de cualquier programa de educación sexual. Se requieren educadores “con sólidos conocimientos en las principales áreas de la sexología, y aptitudes pedagógicas para idear, organizar y desarrollar programas colectivos o individuales, formales e informales de educación sexual positiva para individuos de diversas edades y niveles educativos” (Álzate, 1987). Educadores con una clara consciencia de sus fortalezas y limitaciones, con un criterio ético claramente definido y con un inmenso respeto por la vida sexual propia y de los demás.

Hasta el momento, en la práctica, la formación de educadores sexuales brindada por el Ministerio se ha limitado a unos cuantos talleres para exponer la filosofía y contenido del PNES, y a cursos cortos contratados con ONGS, algunas de ellas con bajo nivel y poca experiencia en este tipo de capacitación. Paradójicamente, y en contra de los temores de los colegios católicos de que se les impusieran criterios de educación sexual por parte del Estado, ha sido Conaced, la Asociación de colegios católicos, la llamada por el Ministerio para dictar cursos a los maestros del sector oficial.

De otra parte, se han iniciado varios postgrados en educación sexual. Lamentablemente, muchos de ellos obedecen al simple interés de responder a la demanda originada por la resolución 3353 del MEN, sin que muchas de las instituciones que ofrecen estos programas posean los recursos, especialmente los recursos humanos, suficientes. Tal parece que, de la noche a la mañana, Colombia amaneció poblada de “expertos”, “sexólogos” y “educadores sexuales”. De continuar esta tendencia, las perspectivas son bastante obscuras y el remedio puede resultar peor que la enfermedad. La única manera de corregir el rumbo es aceptar que la formación de los docentes es el eslabón fundamental y que, por lo tanto, merece toda la atención y requiere de planes a corto, mediano y largo plazo, claramente definidos.

 
*Este articulo corresponde al primer capítulo del libro 5 Estudios de Sexología. Manizales, Colombia: ARS Ediciones. Useche, B. (1.999). Educación sexual con fundamento Científico. En: Useche, B. (1.999)
Apartes de este texto fueron presentados, a manera de ponencia, en el “2º Congreso Pedagógico Nacional”, realizado en Bogotá del 1º al 5 de noviembre de 1994, y una primera versión apareció en las memorias de dicho evento. La revista Deslinde (No.21) publicó este artículo en septiembre de 1997.