¿Podrían las EPS convertirse en IPS?

eps en colombia

 

Ya no hay duda de que las fallas estructurales del sistema han terminado por desproteger la vida y la salud de las personas sin importar su nivel de ingresos o tipo de afiliación.

 

Por no estar afiliada a una EPS la señora Rosa Elvira Cely no fue llevada al hospital San Ignacio localizado a pocos metros del lugar donde fue encontrada en medio de atroz sufrimiento, vejaciones y torturas sino a una clínica distante en donde no se le prestó la atención inmediata que su estado crítico requería. Ahora, se presenta el fallecimiento de la niña Alejandra Lineros Goubert debido a que, según la demanda que se anuncia a la clínica Shaio en donde fue “atendida”, no le practicaron el simple examen de laboratorio que hubiera permitido diagnosticarla correctamente y salvarle la vida.

Estos dos casos son apenas el reflejo de uno de los aspectos críticos de la realidad del sistema de salud en el que desde la puesta en vigencia de la Ley 100 se subordina la atención de la salud de los colombianos a la rentabilidad de las EPS. ¿Tienen las EPS función distinta a cobrar la intermediación? ¿Tiene alguna justificación que en un servicio de urgencias los empleados encargados de la facturación para las EPS se hayan constituido en una barrera que bloquea, demora o limita la atención que puede salvar vidas?

Ante esta situación, además de la inviabilidad económica y la escandalosa corrupción, aumentan las voces que claman por la exclusión de la intermediación de las EPS del sistema de salud: la Contraloría General de la República, la Corte Constitucional, la Asociación Colombiana de Empresas Sociales del Estado [ESE] y Hospitales Públicos, gobernadores, congresistas, agremiaciones médicas y de trabajadores de la salud, periodistas… Una alternativa podría ser que las EPS que no desaparezcan por los graves problemas por los que están siendo investigadas, decidieran cambiar el ocio rentista que las caracteriza por un negocio en el que estarían aportando de verdad a la salud de los colombianos y se convirtieran en Instituciones Prestadoras de Salud o IPS privadas.

Según el Procurador General de la Nación, con los 40 billones de pesos que actualmente financian el sistema de salud podríamos “tener uno de los mejores sistemas de salud del mundo”. Esto sería posible sin intermediación de las EPS.

Nota: Publicado originalmente el 20 de junio de 2012